Imprimir

La Comunidad de Madrid y Crea SGR explican el 5 de mayo los detalles de su acuerdo a través de una videoconferencia

La Consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, y el Director General de Crea SGR, Rafael Lambea, ofrecen una videoconferencia online para presentar el acuerdo alcanzado recientemente.

La conferencia online, que cuenta con la colaboración de EGEDA, se celebrará el próximo martes 5 de mayo a las 10:00 a.m. con el fin explicar los productos financieros anunciados hace unos días, incluida la línea Liquidez Covid-19 Cultura, destinados a empresas y emprendedores de los sectores audiovisual y de las artes escénicas domiciliados en la Comunidad de Madrid.

comunidad de madrid crea sgr

Con el objetivo de tener una previsión adecuada de las personas que participarán en la videoconferencia, es imprescindible realizar inscripción antes del domingo 3 de mayo a las 20:00 horas en el siguiente FORMULARIO. Una vez cerradas las inscripciones, recibirá un
link para la videoconferencia.

El acuerdo estipula que la Comunidad de Madrid aportará un millón de euros al fondo de provisiones técnicas de la Sociedad de Garantía Recíproca Crea SGR. Esta aportación permitirá generar avales que facilitarán 40 millones de euros en créditos para los sectores audiovisual y de artes escénicas (con un 50 por ciento para cada sector), y protegerá así el empleo generado por sus empresas.

La financiación se realizará a través de los productos financieros habituales de Crea SGR y del nuevo producto acordado con la Comunidad de Madrid, la Línea COVID-19 Liquidez Cultural Comunidad de Madrid para empresas, emprendedores, asociaciones y fundaciones de la región cuya actividad se desarrolle en los sectores audiovisual o de artes escénicas.

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN HASTA EL 3 DE MAYO

Imprimir

Plan de desescalada: La producción audiovisual reanudaría en la Fase I, desde el 11 de mayo, y los cines abrirían en la Fase II, el 25 de mayo

Aunque sin todos los detalles, el sector audiovisual ya sabe cuál es su agenda para la reanudación de su actividad. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado el Plan de desescalada aprobado por el Consejo de Ministros que establece los principales parámetros e instrumentos para la adaptación del conjunto de la sociedad a la nueva normalidad, con las máximas garantías de seguridad, tras la crisis provocada por el COVID-19.

El ejecutivo apunta que el objetivo fundamental del Plan de desescalada, que se prolongará hasta finales del mes de junio, es conseguir que, manteniendo como referencia la protección de la salud pública, se recupere paulatinamente la vida cotidiana y la actividad económica, minimizando el riesgo que representa la epidemia para la salud de la población y evitando que las capacidades del Sistema Nacional de Salud puedan verse desbordadas. Es decir, la máxima seguridad sanitaria combinable con la recuperación del bienestar social y económico. Para ello, se identifican los mecanismos de toma de decisiones por parte de los responsables públicos, en el corto y medio plazo, siempre partiendo de la guía que proporciona el conocimiento científico y técnico.

rodaje

La duración mínima de cada una de las fases de desescalada se ha fijado en dos semanas.
En el mejor de los casos la duración del proceso será de mes y medio y, como máximo, se plantean ocho semanas, “por lo que a finales de junio estaríamos en la nueva normalidad si la evolución de la epidemia está controlada en todos los territorios”, ha comentado el presidente. A partir de esa fecha, terminarán las restricciones sociales y económicas, pero se mantendrá la vigilancia epidemiológica y, sobre todo, las medidas de higiene y protección personal hasta que haya una vacuna.
Fase 0 desde el 4 de mayo

En la Fase 0 o de preparación de la desescalada, que comienza el 4 de mayo, se va a intensificar la preparación de todos los locales públicos con señalización y medidas de protección para preparar el comienzo de la siguiente fase. Durante esta Fase 0 se podrán adoptar medidas que afecten exclusivamente a determinados territorios. En particular, islas sin movilidad exterior y con tasas de contagio prácticamente nulas, en consecuencia, la isla de Formentera en las Islas Baleares y las islas La Gomera, El Hierro y La Graciosa en Canarias anticiparán unos días, al cuatro de mayo, su desescalada, situándose ya en la Fase 1.

Fase I: comienzo de la producción audiovisual

Parte del sector audiovisual comenzaría su reactivación en la Fase I o inicial, que previsiblemente se desarrollará de forma general desde el lunes 11 de mayo. En esta fase comenzaría la producción audiovisual y el rodaje de contenidos cinematográficos y series. El sector ya ha comenzado a preparase y tiene definido el protocolo de actuación en los rodajes tanto en interiores como exteriores. El pasado 23 de abril, se presentó la guía ‘Rodar con Seguridad tras el COVID19’, con el fin de dotar a todos los equipos audiovisuales de las herramientas necesarias para volver a grabar y rodar con seguridad cuando comience la desescalada de medidas del Estado de Alarma que permitan al sector retomar su actividad.
En esta Fase I, en función del cumplimiento de los indicadores del cuadro de mandos en los diferentes territorios, se permitirá la apertura parcial de actividades, en particular, actividades económicas como pudieran ser la apertura del pequeño comercio; en restauración, la apertura de terrazas con limitaciones de ocupación al 30 por ciento; en hostelería, la apertura de hoteles y alojamientos turísticos excluyendo zonas comunes y con determinadas restricciones; actividades en el ámbito agrario, actividades deportivas profesionales con las medidas de higiene necesarias y los lugares de culto podrán abrir limitando su aforo a un tercio.

Fase II: cines al 30 por ciento de su capacidad

La casilla de salida para los cines se sitúa en la Fase II o intermedia, aproximadamente hacia el 25 de mayo. En esta fase, cines, teatros, auditorios y espacios similares podrán iniciar su actividad, con butaca pre-asignada y con una limitación de un tercio de su aforo. Estas medidas se parecen mucho a las que adoptaron en un primer momento, antes de determinar su clausura total, los cines españoles el pasado 11 de marzo. Entonces, en un comunicado de la patronal de los exhibidores, FECE, las salas de cine mostraban su “total compromiso con las autoridades sanitarias para colaborar en todo lo posible durante esta crisis y su compromiso con los espectadores para generar entornos seguros para que puedan seguir disfrutando del cine en pantalla grande”.

Así, las salas de cine de las tres zonas principalmente afectadas en esos días de marzo, Madrid, La Rioja y Álava, tenían previsto seguir abiertas al público, con un aforo limitado de un tercio del total de cada una de las salas, durante los siguientes 15 días naturales, es decir, hasta el 25 de marzo. El comunicado de los exhibidores señalaba también que las salas con un aforo superior a 1.000 butacas deberían suspender su actividad durante ese periodo. Además, de manera voluntaria y “como un compromiso del sector para incrementar las medidas de prevención frente al COVID-19″, las medidas de FECE añadían que se fomentaría el espaciado horario de las sesiones y la distancia de seguridad recomendada de los espectadores dentro de la sala”. Por su parte, Cine Yelmo, uno de los principales circuitos de exhibición en España, antes del cierre temporal, iniciaba el 11 de marzo la activación de un protocolo de prevención ante contingencias sanitarias que afectaba a la higiene de sus salas y espacios comunes, mediante la utilización de detergentes especiales y dispensadores desinfectantes.

Ahora, en la Fase II de la desescalada se plantea la apertura parcial de actividades que se mantienen restringidas en la Fase I. Con limitaciones de aforo, en restauración, se abrirá el espacio interior de los locales con una ocupación de un tercio del aforo y garantías de separación y sólo para servicio de mesas.

El curso escolar comenzará en septiembre, ahora bien, en esta Fase II se establecen algunas excepciones para reabrir centros educativos con tres propósitos: las actividades de refuerzo, el garantizar que los niños menores de seis años puedan acudir a los centros en caso de que ambos padres tengan que trabajar presencialmente y la celebración de la EBAU.
Asimismo, se prevé la reanudación de la caza y pesca deportiva; las visitas a monumentos y otros equipamientos culturales como salas de exposiciones, salas de conferencias, todo ello con un tercio de su aforo habitual. Se podrán celebrar actos y espectáculos culturales de menos de 50 personas en lugares cerrados con un tercio de aforo; y si es al aire libre serán posibles cuando congreguen a menos de 400 personas sentados. Los lugares de culto deberán limitar su aforo al 50 por ciento en esta segunda fase.

Fase III: mitad del aforo

Ya en la Fase III o avanzada, que está prevista para el 8 de junio, las actividades con un tercio de aforo en Fase II podrán pasar a la mitad de sus localidades, es decir, los cines mantendrían la mitad de su aforo para seguir apostando por el distanciamiento social. En esta fase, la última, se flexibiliza la movilidad general, si bien se mantendrá la recomendación del uso de la mascarilla fuera del hogar y en los transportes públicos. En el ámbito comercial, se limitará el aforo al 50 por ciento y se fijará una distancia mínima de dos metros. En la actividad vinculada con la restauración se suavizan algo más las restricciones de aforo y ocupación, si bien se mantienen estrictas condiciones de separación entre el público.
Fase IV y última: la nueva normalidad

La nueva normalidad llegaría el 22 de junio, cuando terminarían las restricciones sociales y económicas, pero se mantendría la vigilancia epidemiológica, la capacidad reforzada del sistema sanitario y la autoprotección de la ciudadanía. Las fechas concretas y la evolución real dependerán del comportamiento y el control de la pandemia, así como de la capacidad para ir superando las diferentes fases, en las condiciones establecidas en el Plan. El tiempo entre cada una de las fases tendrá una duración mínima de dos semanas, que es el periodo medio de incubación del virus.


Imprimir

Ciudad de Madrid Film Office lanza su tercera guía ahora dedicada al ‘Eje Monumental. De Atocha a Plaza de España’

Ciudad de Madrid Film Office lanza su tercera guía esta vez sobre uno de los ejes neurálgicos de la ciudad, el Paseo del Prado y la Gran Vía, protagonistas de innumerables películas a lo largo de los años. Directores de todas las épocas y de diferentes procedencias han retratado sus espacios más icónicos y ubicado en ellas sus peripecias.

Tras la de ‘El Madrid de Edgar Neville‘ y la de ’21 películas para 21 distritos’, la guía ‘Eje Monumental. De Atocha a Plaza de España’, elaborada nuevamente por el grupo de investigación GeoCine para Ciudad de Madrid Film Office y el Foro de Empresas por Madrid, invita a recorrer estos dos ejes históricos de la ciudad a través de películas rodadas en ellos. Una invitación a explorar la ciudad a través del cine y descubrir el rico legado audiovisual que hace de Madrid una ciudad de película.

La importancia del Paseo del Prado y la Gran Vía en la vida de la ciudad y el incuestionable valor patrimonial de sus espacios y edificios han convertido ambos ejes en objeto predilecto de las miradas de cineastas de todas las épocas, decididos a capturar sus ritmos y sus transformaciones. Ambas avenidas conectan algunos de los lugares más icónicos de la ciudad, combinando patrimonio y modernidad.



El Paseo del Prado es uno de los bulevares más antiguos y populares de Madrid. Delimitado por las glorietas de Atocha y de Cibeles, en el siglo XVIII Carlos III transformó el espacio en un paseo de jardines y fuentes ornamentales como las de Cibeles, Neptuno y Apolo, todas ellas diseñadas por Ventura Rodríguez. Entre los siglos XIX y XX se convirtió en la sede de varios de los edificios monumentales más importantes de la ciudad, como el Museo del Prado, el Banco de España o el Palacio de Cibeles, actual sede del Ayuntamiento de Madrid. Un valor histórico por el que actualmente es candidato a ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

Por su parte, la construcción de la Gran Vía entre 1910 y 1931 supuso el comienzo de la modernización de la ciudad. A lo largo de sus tres tramos, que unen la calle de Alcalá, la Red de San Luis, la plaza de Callao y la plaza de España, se pueden encontrar los primeros rascacielos del país, como el Edificio Telefónica, el Edificio Capitol o el Palacio de la Prensa, y edificios emblemáticos de las corrientes arquitectónicas en boga a comienzos del siglo XX en otras metrópolis europeas y americanas.

Con el fin de poner en valor el legado cinematográfico y urbanístico de ambas avenidas, la guía ‘Eje Monumental. De Atocha a Plaza de España’ propone un recorrido por los lugares emblemáticos del Paseo del Prado y la Gran Vía a través de más de 65 películas que las han utilizado como escenario de sus historias. La guía combina obras de diferentes décadas y géneros para ofrecer un retrato variado de la ciudad y el cine rodado en ella.
El recorrido comienza en la Estación de Atocha, puerta de acceso a la ciudad de muchos de los protagonistas del cine rodado en Madrid, como ‘La ciudad no es para mí’ (Pedro Lazaga, 1965), ‘Ese oscuro objeto del deseo’ (Luis Buñuel, 1977) o las internacionales ‘El ultimátum de Bourne’ (Peter Greengrass, 2008) y ‘Los límites del control’ (Jim Jarmusch, 2009). En el exterior, en la plaza del Emperador Carlos V, el antiguo ‘scalextric’ que se elevaba sobre la glorieta de Atocha aparece visible en películas como ‘Enseñar a un sinvergüenza’ (Agustín Navarro, 1970) y ‘Operación Ogro’ (Gillo Pontecorvo, 1979).

La guía invita a detenerse en el Museo del Prado y seguir las andanzas de Rita Hayworth y Rex Harrison en ‘Los alegres ladrones’ (George Marshall, 1961), decididos a robar uno de los cuadros de Velázquez que se exhiben en la pinacoteca. Pero también las peripecias de Manuel, el celador del Museo interpretado por Gabino Diego, en su empeño por salvar un autorretrato de Goya en ‘La hora de los valientes’ (Antonio Mercero, 1998).

A través de las películas de la guía se puede cruzar la plaza de Cánovas del Castillo y su fuente de Neptuno a lomos de ‘El último caballo’ (Edgar Neville, 1950), montado en ‘El cochecito’ (Marco Ferreri, 1960) o sobre el llamativo deportivo rojo que trae de cabeza a Glenn Ford en ‘Empezó con un beso’ (George Marshall, 1959).

La emblemática plaza de Cibeles aparece en películas tan dispares como la sátira española ‘Patrimonio Nacional’ (Luis García Berlanga, 1981), la película de acción hongkonesa ‘Operación Cóndor: La armadura de Dios II’ (Jackie Chan, 1991) o el drama histórico ‘Las trece rosas’ (Emilio Martínez-Lázaro, 2007), donde fue recreada en estudio para poder adecuar la fuente a su situación durante la Guerra Civil. Tampoco falta en la guía una referencia a ‘Manolo, guardia urbano’ (Rafael J. Salvia, 1956), en la que Manolo Morán manejaba el tráfico con tal diligencia y simpatía que el director hollywoodiense Jean Negulesco volvería a recuperar al personaje para un cameo en ‘En busca del amor’ (1964).

La confluencia de la calle Alcalá con Gran Vía, coronada por el Edificio Metrópolis, y la Red de San Luis, con el imponente Edificio Telefónica siempre a la vista, aparecen en películas como ‘Historias de la radio’ (José Luis Sáenz de Heredia, 1955) o ‘El mundo sigue’ (Fernando Fernán Gómez, 1963), en las que se puede observar el antiguo templete de granito que daba acceso al metro de Gran Vía, obra del arquitecto Antonio Palacios.

Las películas incluidas en la guía también permiten acercarse la Plaza de Callao desde diferentes perspectivas. Puede verse desde el cielo en ‘El misterio de la Puerta del Sol’ (Francisco Elías, 1929), la primera película sonora española, cuyos personajes, a pesar estar enfrascados en una carrera contrarreloj, aprovechan que su avión está sobrevolando la ciudad para deleitarse con unas espectaculares vistas aéreas de la Gran Vía y de otras zonas céntricas de Madrid. En ‘La flor de mi secreto’ (1995), Pedro Almodóvar ofrece unas vistas privilegiadas de la plaza desde el ático del Palacio de la Prensa en el que vive el personaje interpretado por Juan Echanove. Y también podemos asomarnos a ella desde el Edificio Carrión, concretamente colgados de su icónico letrero de Schweppes, como hacen los protagonistas de ‘El día de la bestia’ (Álex de la Iglesia, 1995) en una de las escenas más icónicas del cine español.

Twitter पर Mrs. Muir: "#CineEspañol Las chicas de la cruz roja ...
‘Las chicas de la cruz roja’

La guía invita a recorrer el ajetreado tramo final de la Gran Vía, entre Callao y Plaza de España, a ritmo de tonadilla junto a las ‘Las chicas de la Cruz Roja’ (Rafael J. Salvia, 1958), o bajo la melandólica mirada del detective encarnado por Alfredo Landa en ‘El crack dos’ (José Luis Garci, 1983). Pero también a visitarla tranquila y de noche en ‘Solos en la madrugada’ (José Luis Garci, 1978), y completamente vacía en ‘Abre los ojos’ (Alejandro Amenábar, 1997)

La plaza de España, con su monumento a Cervantes en el centro, ha sido escenario de los encuentros románticos de los protagonistas de ‘El día de los enamorados’ (Fernando Palacios, 1959) y ‘En busca del amor’ (Jean Negulesco, 1964). Es posible observarla desde las alturas de un recienemente inaugurado Edificio España en ‘La ironía del dinero’ (Edgar Neville, 1957) y desde uno de los pisos más altos de la Torre de Madrid en ‘La venganza’ (Stephen Frears, 1984). También desde uno de esos pisos su valentía la protagonista de ‘Maravillas’ (Manuel Gutiérrez Aragón, 1981), andando por la barandilla de la terraza con la ciudad mostrándose imponente al fondo.

Guía ‘Eje Monumental. De Atocha a Plaza de España’

Imprimir

La exhibición medita elaborar y proponer al Gobierno un protocolo de seguridad para la reapertura de cines

"La crisis del COVID-19 es la tormenta perfecta pero se va a convertir en una oportunidad perfecta”, ha señalado Arturo Guillén en el webinar que Comscore ha organizado para la industria del cine y en el que se han reunido en torno a 250 profesionales. Además de remarcar la importancia de actuar de manera conjunta sin buscar ventajas competitivas, los representantes de la exhibición y la distribución coinciden en proponer al Gobierno un protocolo de seguridad para las salas y en que la reapertura debe hacerse a nivel nacional, no por regiones.



Iniciativas como estos webinars de Comscore son útiles, como ha dicho Arturo Guillén (vicepresidente senior y director general global de Comscore Movies), para “facilitar una conversación única que nos permita a todos ser más eficientes a la hora de salir de esta crisis. Lo que todos necesitamos es que la industria sea fuerte y se levante cuanto antes” (puedes consultar aquí nuestro reportaje sobre el de la semana pasada).

El sector vuelve a subrayar la imperiosa necesidad de ir juntos de la mano y actuar como un sector unido sin intereses individuales, ya que nunca antes se había enfrentado a un problema de esta envergadura.

“Esta industria ha tenido amenazas directas e indirectas a lo largo de la historia y siempre las ha superado. Es la primera vez que todas se juntan en todo el mundo a la vez y al mismo tiempo. Es la tormenta perfecta pero que se va a convertir en una oportunidad perfecta”, ha comentado Guillén.

¿Por qué? Por un lado, hay un problema principal de aislamiento pero “vamos a querer sustituirla para vivir de una manera más social y compartiendo el entretenimiento”. Respecto a la cuestión económica, “el cine genera un entretenimiento asequible y siempre se ha demostrado que en momentos de crisis, es el que mejor funciona”.

Guillén también se ha referido a los “agoreros” que predicen la muerte de las salas en beneficio de las plataformas VOD: “Los streamers tienen un problema bastante grande porque sus consumidores no pagan más por consumo adicional. Si en unas semanas se ven todo el contenido que les interesa del catálogo de estas empresas, los streamers tienen un problema gravísimo”.

Tras el sufrimiento, ha remarcado el representante de Comscore, nos espera “una época dorada del cine”. La cuestión es “cómo llegamos hasta ahí y la pregunta del millón es cuándo”. Guillén es optimista pero se basa también en el hecho de que los grandes estudios están hablando de estrenos de blockbusters para julio.
Por eso y porque el cine sigue siendo un ocio preferente para los ciudadanos. “Este año los datos así lo demostraban hasta que llegó la pandemia. Todos los países estaban por encima del año pasado, exceptuando México y Francia porque los productos locales no estaban funcionando como debían, y China porque ya estaba sufriendo la pandemia en enero”, ha expuesto Guillén.

Las cifras estaban situándose muy por encima del año pasado, que ya marcó la mayor recaudación de la historia, con 42.500 millones de dólares. “Si no hubiera pasado esta pandemia, todos tendríamos que ser tremendamente positivos en cuanto a la salud de esta industria y sus opciones de cara al futuro”, ha añadido.
David Rodríguez (General Manager para España y Portugal en Comscore Movies) también ha arrojado luz a la situación: “No dudéis que la gente joven va a ir en masa a los eventos de verano que les interesen. Obviamente, todo se va a desarrollar de manera escalada pero dentro de lo malo, los meses de mayo y junio, si vemos los últimos cinco años, son los peores del año. Además, este año no va a haber eventos deportivos como Olimpiadas o Eurocopa, con lo que no van a perjudicar”.

Rodríguez también ha puesto el dedo en una inminente reapertura definitiva en China, donde el principal problema que tendrán es la falta de producto porque Hollywood ahora ejerce de tapón (aunque en China pueden lanzar Sonic: La película, por ejemplo, que no se estrenó allí todavía).

Álvaro Postigo (director general de MK2 España) ha participado en la sesión y ha subrayado que en lo que hay que trabajar es en cómo reabrir, ya que la fecha va a depender del Gobierno y no del sector.

Como todos los participantes, ha puesto el acento en la unidad de acción. “Solos no vamos a ningún lado. Ningún exhibidor debe pensar que alguien puede salir solo de esta situación. Sería un error gravísimo. No podemos pensar que hay que competir en esta situación. Debe ser una recuperación del sector en su conjunto. Si pienso en cómo tener una ventaja competitiva, me voy a equivocar. Haremos que todo el sector se arrastre en un círculo vicioso”, ha asegurado el representante de MK2.

El momento de la reapertura es uno de los grandes debates, según Postigo: “Para mí, el distanciamiento social es el gran enemigo. El problema no es tener en los cines un termómetro, una mascarilla o un gel. El problema es que se nos imponga un distanciamiento social dentro de las salas. Si tiene que estar cada uno a dos metros, cuando en nuestras casas estamos junto a nuestros familiares, para mí no tiene sentido. Yo creo que la limitación de aforo podría ser conveniente pero el distanciamiento social en una sala después de haber limitado el aforo y dentro de un mismo grupo creo que es innecesario”.



Los ponentes del webinar han coincidido en que se debería elaborar un protocolo entre todos los exhibidores y con el apoyo de toda la industria para que no compitan entre ellos y que haya una homologación del acceso a las salas.

Según el exhibidor, eso es lo primero que hay que hacer y “no hay que abrir por abrir”. Igualmente, cree que “no se deben hacer reaperturas por territorios” y que debe ser nacional.

Juan Salas, socio gerente de otro circuito de exhibición, pero en este caso de una empresa familiar como el Grupo Aficine, también ha tomado la palabra. “Las crisis que hemos pasando antes no son como esta. Por tanto, las soluciones que encontremos tendrán que ser novedosas”, ha empezado diciendo. También comparte la idea de ser la industria la que presente un protocolo de seguridad e higiene a Sanidad y Cultura para “que no nos obliguen ellos a cosas que pueden ser contraproducentes para nuestro negocio”.

Salas también se ha detenido en cuestiones económicas. Además de haber tenido que recurrir a ERTEs o a ayudas fiscales y financieras, ha recalcado que el Ayuntamiento de Palma ha implementado ayudas directas a cines de menos de 7 salas. “Hay que pedir a todos los estamentos públicos que nos ayuden a salir”, ha implorado.

Asimismo, también ha comentado que “no debemos entrar en una guerra de precios porque saldremos perjudicados todos”. En ese sentido, Postigo cree que ese no es un problema: “El problema es de seguridad, básicamente, y de producto. Y el producto vendrá cuando la situación y el mercado se estabilicen”.

El represente de Aficine también ha preguntado a los distribuidores si puede producirse un atasco para el doblaje, a lo que David Alfaras, CEO de Alfa Pictures, ha respondido que puede haber algo de atasco pero, según conversaciones con los estudios de doblaje, “ya tienen cosas preparadas y esta semana han empezado a hacer doblajes” por lo que “casi todo va a estar a tiempo”.

El punto de vista de la distribución también es determinante. Jaime Pérez (responsable de ventas de Paramount Pictures Spain) ha declarado que deben ir juntos porque “lo que pase en la exhibición arrastrará a la distribución y viceversa”. En su caso, dependen mucho también de la situación en Estados Unidos. “Somos un estudio americano y todas las películas que estaban en fase de postproducción o de rodaje se han visto afectadas y eso va a afectar a las fechas de rodaje”, ha manifestado.

Pero algunas sí están terminadas y ya están colocando fechas para que el verano sea el pistoletazo de salida para la recuperación. La película de Bob Esponja, previamente con estreno para junio, irá a principios de agosto y Un lugar tranquilo 2 se lanzará en septiembre. La película probablemente más relevante del año para ellos, Top Gun: Maverick (prevista antes para julio), sí que va a sufrir un retraso destacable ya que le quedan aún meses de trabajo y, según Pérez, “tiene que acabarse como tiene que ser y estrenada de la mejor manera posible”.

“Hay dos pilares básicos, dos escollos que tenemos que salvar. Uno es la seguridad en los cines. Hay que mandar un mensaje al cliente de que el cine es un lugar en el que se están tomando todas las medidas necesarias. Pero también que van a tener un montón de contenido disponible que no es lo que han estado viendo en estos días en las plataformas. Es algo nuevo que sólo van a poder disfrutar en cine”, ha expresado el representante de Paramount.

En las preguntas del webinar se aludía al VPF (Virtual Print Fee). “Es un tema del que habrá que hablar, aunque no sea el más prioritario. Creo que los distribuidores deben asumir la reducción de aforo de las salas. El ingreso por sala va a ser menor para todos. Hay que involucrar también a los integradores para ver cómo se puede ajustar”, ha mencionado Pérez.

David Alfaras, como representante de los distribuidores independientes, ha apuntado que ellos han fechado películas para finales de julio y esperan poder estrenar películas también en agosto.

“Pero vamos a ver si esto no se va retrasando”, ha reconocido, aludiendo a un artículo en el que se dice que el F.C. Barcelona se plantea la posibilidad de que hasta febrero de 2021 no juegue con público. “Si esta información es veraz, yo no sé cuántas empresas independientes podrían aguantar sin poder estrenar”, ha asegurado.

Su situación en el mercado es también algo diferente a las majors. “Nosotros tenemos un target que va al grupo de personas que está más afectado por el coronavirus, es decir, espectador adulto de cines del centro de las ciudades”, ha expuesto.

Lucía Martínez (directora de ventas de eOne Films Spain) también ha sido de las que más ha abogado por el hecho de que hay que facilitarle las cosas al Gobierno y marcarle las líneas de cómo cree el mundo de la exhibición que hay que volver a abrir.

“Habría que buscar un interlocutor del Gobierno para hacerle llegar nuestras inquietudes y facilitarles la vida en cuanto a la forma de abrir, Está claro que no se va a poder masificar las salas de cine pero sería conveniente que nosotros fijemos unas líneas”, ha incidido, redundando también en la idea de que hay que pensar como “negocio global” y ofrecer medidas homogéneas.
Martínez ha introducido un matiz importante, que es la comunicación y la implicación de las televisiones. “Es muy importante la comunicación y que la gente se entere de que las películas vuelven a estar en donde tienen que verse, en los cines. Las cadenas de televisión deberían acompañarnos. Deberían apoyar a la hora de comunicar que las salas vuelven a abrir para llegar a la gente”, ha insistido.
 
En definitiva, los panelistas del webinar han difundido un mensaje positivo y de unidad a la hora de afrontar este reto sin precedentes para la industria.

Fte: Cine y Tele
Imprimir

La cultura podría ser considerada un bien de primera necesidad en España


El pasado 9 de abril la plataforma de nuevos realizadores lazó la campaña #yoconsumocultura para defender la cultura como bien de primera necesidad, un llamamiento a toda la sociedad para luchar por un bien necesario para todos, la cultura.
Desde PNR solicitaban la defensa y protección del trabajo de miles de creadores de este país que con esta crisis se están viendo vulnerables. Todos en esta época de confinamiento estamos consumiendo cultura, libros, películas, música… La cultura nos sujeta en el día a día, nos permite soñar, coger fuerzas, renovar nuestras esperanzas y resistir al desánimo, en definitiva, sobrevivir y confiar en un futuro mejor. ¿Cómo sería la cuarentena si no pudiéramos disfrutar de la cultura en casa?

Parece que nuestro gobierno nos escucha y se da cuenta, por fin, de la importancia de la CULTURA en la sociedad. Parece que después de las críticas recibidas por el sector cultural debido a las declaraciones no muy acertadas de Uribes donde señalaba que no iba a haber medidas específicas para la Cultura para solucionar la crisis del coronavirus, el ministro de Cultura en España se ha puesto manos a la obra para intentar arreglar la situación.  Ya se ha reunido telemáticamente con los representantes de las distintas regiones de España y mañana lo hará con los representantes sectoriales de la Cultura con el objetivo de lleva a cabo un gran Pacto de Estado por la Cultura.

“Pretendo un trabajo conjunto de colaboración con altura de miras, lealtad, unidad y confianza porque la cultura en España es un valor compartido, plural y común que necesita del concurso de todos y que debe estar fuera del regateo político”, señala Rodríguez Uribes.

Hoy ya ha tenido la oportunidad de trasladar su propuesta de un gran Pacto de Estado por la Cultura dentro de la colaboración y trabajo conjunto que se está llevando a cabo entre la administración estatal y las autonómicas y municipales.
¿Pero ese pacto estará vacío de contenido? Según el Ministerio de Cultura y Deporte, el acuerdo se sustenta en tres pilares. En primer lugar, proteger ahora a los sectores de la cultura y “que nadie se quede atrás en esta fase de resistencia vinculada a la lucha contra el virus, evitar pérdida de vidas humanas en un contexto de confinamiento y de Estado de Alarma, y en el que también hay que combatir las consecuencias económicas y sociales del virus”.

El pacto debe servir, en segundo lugar, para relanzar a los sectores después de la pandemia y fomentar e incentivar a la cultura, también desde las Comunidades Autónomas y desde los ayuntamientos pero liderado por el Gobierno de España.
Asimismo, se quiere reconocer la cultura como un bien de primera necesidad con el objetivo de “preservarla de cara a futuras crisis pensando en que debe estar especialmente protegida en esa lógica de la especificidad y del significado de salir de la crisis sin dañar la cultura”.

En la reunión que mañana viernes tendrá Rodríguez Uribes con más de 30 representantes de colectivos del mundo de la cultura, se les emplazará a unirse a este Pacto de Estado.

8madrid TV  es el primer canal de cine español en la Comunidad de Madrid

8madrid TV en Redes Sociales